Lo grande de Bórdalas

He visto muchos partidos de segunda este año, en especial el Huesca. En el partido que lo enfrentaba ante el Getafe en el playoff, el de ida, la dureza que emplearon los jugadores del Geta para frenar al Huesca fue abusiva. En casa, sobre todo la 1 parte, el Huesca tuvo el balón pero no pudo crecer debido a las constantes interrupciones del Geta. Si podéis, miraros los 20 primeros minutos.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Más allá de que el Geta luego le diera un baño merecido al Huesca en la vuelta, la ida me dio a pensar si el Geta de Bordalas en primera se comportaría así contra equipos superiores a el, que en primera son la mayoria. Equipos que van a querer tener más el balón y el control. No sé hasta qué punto un PlayOff es exportable a primera, pero eso me hizo pensar.
Yo soy de los que piensan que la idea de juego que se basa en la intensidad ha cambiado con respecto a hace 5 años. Solo hace falta mirar la diferencia estilística entre el Osasuna de Mendilibar y su Eibar actual. En ese Osasuna llegó a jugar de media punta Oier (si, el mismo que esta temporada jugaba de central) porque la intensidad estaba por encima de lo que te puede dar un jugador de corte defensivo como media punta.

Si eso chirriaba entonces, ahora resulta completamente extraño, porque solo con intensidad no llegas, hace faltan muchas mas cosas relativas a la calidad individual, sobre todo con balón, y calidad táctica a la hora de crear ventajas con balón. Ojo, que esto no quiere decir crear ventajas a través de la posesión, va mas por la idea de que si prácticas un presión sin balón de la calidad del Dotrmund de klopp, no te vale solo con conseguir el robo, necesitas mucho más a partir de que hacer con el balón que has robado, y ahí puede estar el problema de Bordalás en primera. ¿que hará con el balón tras el robo?
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
De la respuesta a esa pregunta estarán las opciones de peranencia de su Getafe.
Si soy demasiado honesto en este articulo, pero por lo que presenta Quintana, se tratará de un entrenador a imagen y semejanza de la Segunda División tratando de competir en Primera. Va a ser interesante. No es fácil esto. Hay mucha diferencia estilística.
Pero, ¿podrá ser esto en Primera División? ¿La manera en la que canaliza la energía y en la que usa el balón, siempre partiendo de la intensidad y la verticalidad, casan bien con el estilo de la máxima categoría? ¿Esa guerra de guerrillas puede obtener ventajas? Y, si las consigue, ¿podrá aprovecharlas como lo ha venido haciendo en Segunda? A falta de comprobar la manera en la que Bordalás resuelve estas incógnitas, lo que podemos dar ya por seguro es que el Getafe de la temporada 17/18 tendrá un sello. Y que éste, cuando jueguen en El Coliseum, se les puede atragantar a muchos equipos.