Madrid

Por cierto declaraciones de guardiola sobre al champion:
“Las Champions del Madrid: “Felicitar al Madrid. Cuando un equipo consigue tres Champions seguidas, cuatro en cinco años, es que es un equipo espectacular. La Champions es una competición muy muy dura, muy complicada, en la que estar dentro o fuera depende de muchas cosas. Y si todas estas cosas están tres años seguidos contigo es que las controlas. La demostración de lo que es el Madrid se ve tras el empate del Liverpool, los siguientes 10-15 minutos que es cuando el Liverpool con el entusiasmo del empate le puede dar la vuelta al marcador, es cuando el Madrid está mejor.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
me parece especialmente interesante lo que dice, porque en efecto es muy de Guardiola y de como entiende el juego, cuando el liverpool empata, es cuando encadena 10 minutos de una gran presión, mas intensa y entonces el madrid con Kroos y Modric ( se activa benzema , marcelo ) es cuando mejor mueve el balón , se posiciona con mas espacios entre jugadores y e liverpool no le hace daño, luego ya viene el gol de bale y todo eso.
algo similar paso en los ultimos 15 o 20 minutos de la juve , que capitaneados por Kroos empezo a mover el balón.

ese nivel de Kroos de lectura , lo ha hecho Iniesta por ejemplo final de copa contra el sevilla cuando el barca se quedo con 10 jugadores, y eso es un nivel superior de futbol, como Modric contra el bayern.

por lo tanto eso de que tiene muy buena plantilla, pues si, pero un enorme 11 titular con jugadores estratosfericos, y en un entorno adecuado.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
en el universo Guardiola,De bruyne no pudo hacer eso ( si otras cosas enormes, pero no llevar el juego a un control total ).
Fue así como el partido le hizo ver a Zidane que su equipo estaba adoleciendo de intensidad en las marcas y de coralidad en su plan con balón. El Liverpool, cuando recuperaba la pelota, a cualquier altura, esto no fue tan relevante, comenzaba a avanzar metros con toques precisos e inteligentes. Salah, jugando de espaldas y a un toque, dio al interruptor. Mezclando pico con corona del área en sus intervenciones, el ataque del Liverpool se procuraba situaciones de uno contra uno. Allí, en las primeras cuatro acometidas, algunas más francas que otras, constó Raphael Varane. El francés aparecía en la previa como un elemento corrector de gran necesidad. Y respondió. El Madrid, que formaba un tímido 4-1-4-1, con Casemiro librado para acudir a las ayudas en zona de tres cuartos, estaba despistado. Y como en el tramo de mayor dominio británico, ocurrieron dos cosas. Apareció Karim Benzema. Y se marchó lesionado Mohamed Salah.
El primero lo hizo absolutamente todo bien. El francés aúna dos virtudes complementarias e inigualables. A nivel táctico, el Madrid no dispone de otro futbolista que haga todo lo que hace Benzema de espaldas al arco. Su misión es organizar el juego de su equipo sin pensar en la portería, pues no la ve. Benzema mira al balón, mira las posiciones de su rival y de su compañero.